La afición respondió con cuatro llenazos en el CNAR “Evelio Hernández”

 

 

Prensa Femenino FVF.-

 

“No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie”, reza una frase del escritor uruguayo Eduardo Galeano. La melancolía que genera un partido sin público no sucedió en el Centro Nacional de Alto Rendimiento “Evelio Hernández”, sino todo lo contrario. Los cuatro partidos de la selección femenina fueron una fiesta, con las sillas abarrotadas de aficionados.

 

El inclemente calor o una torrencial lluvia no evitaron que el recinto de San Felipe (Yaracuay) viviera un ambiente espectacular. Tanto en los dos juegos de la Vinotinto Femenina absoluta como la sub-20, cada silla contó con un aficionado apoyando a su selección nacional. La nueva casa del fútbol femenino criolla se ganó el corazón de la gente rápido.

 

 

Los gritos de: “¡Viva Venezuela!”, “VE-NE-ZUE-LA”  y el “esta tarde tenemos que ganar”, estuvieron a la orden del día, en cada cotejo. Antes de iniciar los encuentros los aficionados llegaron siempre puntuales y al culminar se quedaron para aplaudir al equipo de los amores de todos los venezolanos, la Vinotinto.

 

La actuación ejemplar del público, que fue muy respetuoso con Paraguay (tanto la sub-20 como la absoluta), fue correspondida por un buen juego combinativo y de presión alta por parte de la Vinotinto. Para la alegría de todos los asistentes, los últimos partidos dejaron la postal de las guerreras levantando dos copas.