Aso-Zulia realizó clínica deportiva para “futbolistas súper especiales”

 

Por Katiuska Priscyla Graterol / Prensa Aso-Fútbol Zulia

 

La “Nueva” AFEZ tomó la iniciativa y se unió a la Fundación Deportiva Talentos del Sur para llevar a cabo una actividad con “futbolistas especiales”. Un conversatorio para padres y una clínica de fútbol con niños con capacidades especiales se realizó en las instalaciones de Talentos del Sur con motivo de la visita de la profesora especialista en Síndrome de Asperger, América Galindo.

 

La Licenciada en Educación Física y Recreación residenciada en San Fernando de Apure, es estudiante de Doctorado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, en la Facultad de Humanidades en la Universidad de los Andes, y cuyo trabajo de grado trata de: Cosmovisión sobre la relación deporte-síndome de asperger, basada en historias de vida; Galindo viajó hasta San Francisco, estado Zulia para tomar como ejemplo a la Fundación Deportiva Talentos del Sur, que posee un equipo de fútbol con niños con cualidades especiales, única en su tipo en todo el país.

 

“Estuve investigando en qué partes de Venezuela se trabaja el deporte en niños con esta condición y, a través de Manuel Cedeño, presidente de la Fundación Asperger de Venezuela supe que aquí en el Zulia existía una escuela de fútbol de niños con T.A(Trastorno de aprendizaje) ; estoy recorriendo el país recogiendo información porque mi trabajo de tesis doctoral es sobre historias de vida y me parece maravillosa la labor que hacen aquí en Talentos del Sur”, comentó Galindo.

 

 

La profesora Galindo es madre de un joven de 20 años de edad con síndrome de Asperger y que debido a su interés por practicar fútbol despistó a especialistas sobre el diagnostico de su cualidad por largos años. “Yo empecé a sospechar que mi hijo menor tenía autismo desde los tres años pero los doctores me decían que no por su interés en el deporte, porque ha practicado fútbol, taekwondo, natación, atletismo, estuvo hasta en los Criollitos en béisbol; y eso hizo que tuviera un diagnóstico tardío de 15 años. Si mi hijo hubiese contado con un entrenador especialista en la materia como lo hay aquí(en Talentos)él hubiese continuado con el fútbol”, recalcó la profesora América.

 

Asimismo, la presidenta de la AFEZ, la doctora Suying Olivares mostró su deseo de realizar este tipo de actividades regularmente en todo el estado ya que le parece una loable e importantísima labor. “Me parece que incluir a estos niños que son “súper especiales” en el fútbol es algo primordial porque está más que demostrado que el deporte en ellos mejora sus habilidades cognitivas, su actitud y, debemos tratar de crear conciencia y cultura para que en todos los municipios, y más aún en todo el país, hayan más escuelas como esta”.

 

“Nos sentimos complacidos con la visita de la especialista Galindo y, así como a ella le abrimos las puertas a todos los interesados en colaborar, como también a todos los que requieran de nuestra ayuda en casos como estos. Sin duda alguna el deporte y en especial el fútbol logra cosas únicas y maravillosas y, una pequeña muestra de ello es la alegría que le regala a estos hermosos futbolistas”, manifestó Olivares.

 

El encargado de los entrenamientos de estos “futbolistas especiales” en Talentos del Sur es Héctor Blanco, Licenciado en Educación Física y Recreación especialista con 14 años de experiencia en el área y quien trabajó en la Unidad Pedagógica Especial de San Francisco, Eugenio Sánchez García. “Actualmente contamos con jugadores desde los 5 años y hasta los 23 años de edad, 24 chamos en total con capacidades especiales entre ellas: síndrome de down, de asperger, autismo, T.D.A.H(Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad); algunos de ellos son remitidos hasta acá por un especialista para que por medio de la práctica del deporte puedan mejorar su calidad de vida”, señaló Blanco.

 

El entrenador asegura que hay una evolución notoria en sus jugadores gracias al fútbol. “He podido evidenciar como estos niños han mejorado en todos los aspectos, tengo el caso puntual de un alumno, Carlos Prieto, él no toleraba que su uniforme se ensuciara, no le gustaba la convivencia y compartir con otros niños, lo más mínimo como un breve paseo enautobús no lo hacía si no era sólo con su madre, ahora es un niño amigable, corre, suda, se ensucia y tiene amigos, entonces con base puedo decir que el fútbol mejoró su calidad de vida. Somos la única escuela de fútbol para niños con capacidades especiales en todo el país, espero que otras sigan nuestro ejemplo porque se necesitan”, apuntó Blanco.