Josué Agüero y Wilbert Hernández aspiran a continuar la tradición portugueseña en el arco Vinotinto

 

Prensa FVF / Los Robles. – En el módulo de la selección nacional Sub-20 que se realiza en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR), en la isla de Margarita, están trabajando los porteros Wilbert Hernández y Josué Agüero, ambos comparten algo más que su posición: ambos nacieron en un estado de tradición de porteros nacionales, Portuguesa; defienden los colores del mismo club, el Caracas F. C., y sobre todo, una sólida hermandad que estimula su competitividad a diario.

 

Ambos guardametas hicieron un repaso de su amistad, sus orígenes en pueblos cercanos y el enfoque con el que se proyectan hacia el futuro.

 

“Venimos trabajando desde el año pasado. Tenemos una competencia sana en nuestra posición y una gran amistad. Me contenta que estemos juntos, compitiendo por un puesto en la selección”, detalló Hernández.

 

Por su parte, Agüero explicó que, para él, el compartir en la selección y el club con Wilbert, “es un orgullo, ya que ambos venimos de la misma tierra. Él viene de Turén y yo de Píritu, dos pueblos que están a 15 minutos de distancia, qué bonito sería que dos guardametas de la misma zona se queden con el puesto. Es una rivalidad sana la que llevamos por ocupar el arco y más allá de eso, se ha creado una hermandad sólida”.

 

Agüero y Hernández vienen de una localidad que ha producido a grandes referentes del pórtico Vinotinto, nombres como Gilberto Angelucci, Rafael Romo y el recién convocado a Copa América, Luis Romero, se formaron bajo el mismo sol llanero, que ahora ve en Hernández y Agüero, la continuidad de algo que ya es costumbre.

 

“Es un logro seguir con la tradición de porteros que tiene nuestro estado. Queremos luchar porque se continúe por muchos años y deseamos ser parte de esa bonita costumbre”, agregó Agüero.

 

Titularidad inesperada

 

Hernández, que esta temporada se convirtió en portero titular del Caracas, también reflexionó sobre la oportunidad que le ha sido concedida, y confesó que para él era inesperado asumir este rol.

 

“Venía esperando esa oportunidad desde 2018, cuando debuté con mi club. Después de ese día seguí preparándome para mantenerme atento a cualquier cosa que pudiera pasar, sin embargo; no me lo esperaba en este momento, teniendo por delante a porteros de mucha experiencia y calidad”, reveló.

 

El cancerbero se mostró también convencido de poder trasladar ese buen momento en primera división, a la selección, y sumar las vivencias para tener un mejor rendimiento vistiendo de Vinotinto.

 

“Estoy contento porque por fin me llegó esa ocasión, la cual creo que supe aprovechar. Tuve una seguidilla de partidos con buenas actuaciones y ahora trabajaré para continuar con ese nivel y aportarlo en la selección”, aseguró.

 

En la convocatoria del módulo de la Sub-20 que está realizándose, los dos portugueseños compiten en compañía del bolivarense Denilson Ojeda, quien también ha visto minutos en la Liga FUTVE durante esta campaña, y bajo la tutela técnica del histórico ex Vinotinto Leonardo Morales.