Nelisa Pereira: “Este ha sido el grupo donde más cómoda me siento”

 

Comunicaciones FVF. La Vinotinto sub-20 realizó su segundo módulo de preparación de cara al Sudamericano de la categoría y, el ambiente interno, cada vez se siente mejor. Así lo asegura la mediocampista Nelisa Pereira, quien formó parte de las 25 futbolistas convocadas por la seleccionadora nacional de la categoría, Pamela Conti.

 

“Me siento muy feliz por esta oportunidad y poder estar acá con un grupo que es bastante unido. Estoy sorprendida porque siento que este ha sido el grupo donde más cómoda me siento. No hay problemas en camerinos ni en charlas y eso es muy importante para nosotras”, indicó.

 

Entre el miércoles 2 y el jueves 10 de febrero, el combinado nacional trabajó en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR) de Margarita, enfocadas en lo que será el Sudamericano sub-20, a realizarse el próximo mes de abril en Chile.

 

Un grupo unido bajo un objetivo

 

La unión que tiene este combinado nacional sub-20, resulta una de las principales fortalezas grupales. Sin embargo, no solamente es entre las jugadoras, sino que también se incluye la estratega italiana y a todo su cuerpo técnico.

 

 

“La relación que tenemos con Pamela Conti ha sido muy importante para el equipo, ya que gracias a ella, el equipo se mantiene unido y feliz, siempre con una alegría. A pesar de que en todos los ejercicios nos ponemos con seriedad, siempre tenemos ese apoyo de ella como una madre y eso hace que seamos tan unidas”, indicó.

 

Con esa convicción, buscar un cupo al Mundial será uno de los objetivos. “Queremos llegar al Sudamericano, hacer un buen papel y demostrar lo que realmente somos y cómo poder jugar para lograr ir a un Mundial y dejar al país bien en alto”, resaltó la futbolista de 17 años de edad.

 

Desde pequeña en el fútbol

 

La centrocampista forma parte hoy en día de Adiffem, en Caracas. No obstante, fue gracias a su hermano que empezó a jugar, cuando ella era apenas una niña, acompañándolo a los entrenamientos.

 

“Era recoge pelotas, hasta que un día el entrenador me dijo que les faltaba una y ahí empezó la fiebre y las ganas por entrenar”, recordó Pereira.

 

 

Inicialmente, arrancó en un equipo llamado Junior, ubicado en Los Teques estado Miranda y aunque probó en otras disciplinas, fue el fútbol la que terminó enamorándola.

 

“Estuve en un equipo masculino y después me cambié a un equipo femenino. Fue aquí donde hubo más ganas y motivación. Mi mamá intentó meterme en ballet, pero no duré ni una semana. Me di cuenta que el fútbol es lo que me hace feliz”, dijo.

 

Desde entonces, ha aprovechado los valores de este deporte para crecer. “Siento que mi vida ha cambiado a lo positivo, ya que gracias al fútbol he sido más responsable y he tenido más disciplina. Me ha dado grandes amistades, que ahora considero como mis hermanas y familia”, relata.

 

Tras esta historia y, cada día resulta más satisfactorio estar con la selección nacional y, sobre todo, tener la posibilidad de disputar un Sudamericano representando la camiseta Vinotinto.

 

“Saber que tengo la posibilidad de ir a un Sudamericano, me pone muy feliz porque siento que cada sacrificio que he hecho está valiendo la pena. Cada sacrificio de poder hacer lo que una niña de mi edad puede hacer, valdrá la pena”, cerró.